martes, 1 de septiembre de 2009

El Cappitán no faltó y a la reunión asistió

por Julia Lou

7 y media. Paseo La Plaza. Un anfiteatro de telón y butacas rojas aguarda impaciente entre murmullos la llegada del hidalgo del fútbol argento. El joven auditorio no pasa los 40 y hay casi una escandalosa mayoría femenina. ¿Fans esperando a un rocker? ¿Groupies enardecidas? Nada de eso. Nóveles periodistas y estudiantes de Tea esperando una revelación, la voz diferente que ahora es escuchada por la legitimación que dan los buenos resultados ("los números mandan" decía orgullosamente desde su miope ignorancia un ¿periodista? ¿gracioso de la tele? en un comprometido análisis ante el robo consumado). La figura triunfante que por esas cosas de la vida y los negocios se convirtió en heroica a la fuerza, tras encontrarse luchando sin previo aviso, sin anuncio de batalla, frente a gigantes que son gigantes y no molinos. Y así llega, bajando los escalones con su andar compadrito, con esa elegancia impetuosa que se deshace en palabras cálidas y ojos emocionados al hablar de sus hijos, su mujer y del Globo. Y el fastidio y la bronca y las puteadas -sublimes- a lo Luppi, con quien podría hacer un contrapunto pensador y puteador inigualable. Y el auditorio ofrece, recatado, un aplauso respetuoso de bienvenida que se transforma, con el correr de la hora, en una barullera ovación al capitán involuntario de la balsa que con inciertos tripulantes y un par de fieles compañeros, porfían en darle al Globo un rumbo directo a sus sueños.

4 comentarios:

Tonio dijo...

Muy lindo Juli,vas a poner la grabacion de la charla ?
Muy lindo el blog y seria piola subir el tema (esta en Youtube) de Ber Stinco... Angelito.
Saludos

Julia Lou dijo...

Gracias, Tonio! Sí, en breve subo más de la charla! Saludos ultraquemeros!

Matías Fernández Prieto dijo...

Julia. Compartimos a Huracán y evidentemente también el amor, por la buena escritura.

Julia Lou dijo...

Gracias, Matías por el elogio, así da gusto escribir algo.